Es importante que los padres estén alineados en la supervisión y regulación adecuada del uso de tecnologías en los niños y jóvenes. Nuestra recomendación es que después de los 13 años, comiencen a hacer uso de los aparatos tecnológicos como herramientas útiles para el aprendizaje y el desarrollo de habilidades digitales.