La Oficina del Comisionado de Información del Reino Unido se encuentra investigando la forma en que la aplicación recopila y utiliza los datos de los usuarios menores de edad.

La popular red social adolescente TikTok se encuentra nuevamente en la mira tras los problemas de seguridad y filtración de datos de menores de edad revelados durante febrero de este año por la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos (FTC), donde la empresa dueña ByteDance ya fue multada por 5,7 millones de dólares.

La aplicación, que ya cuenta con más de 200 millones de usuarios, está siendo investigada en el Reino Unido por no garantizar el cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) el cual exige mayores estándares de seguridad, obligando a empresas e instituciones a tratar de manera responsable la información sensible de las personas, razón por la que ya se han sancionado grandes compañías como Facebook, Google y la aerolínea British Airways, incluso hasta un hospital en Portugal por violación al principio de integridad y confidencialidad de datos.

En este caso, la plataforma de interacción TikTok estaría siendo investigada por no cumplir con las garantías necesarias para resguardar a los menores de edad en cuanto a la información que reciben y comparten a través de este medio. Además, tanto niños como adolescentes están expuestos a ser posibles víctimas a través de la mensajería abierta donde adultos pueden comunicarse libremente con ellos poniendo en riesgo su seguridad. A lo anterior, se suma el acoso que muchas mujeres están recibiendo a través de la red social y que han denunciado mediante Youtube, Instagram y Twitter con el fin de difundir las cuentas que pueden ser un peligro.

Soledad Garcés, experta en teconolgías educativas y directora del Programa Convivencia Digital y autocuidado en Internet, cree que “las redes sociales deben velar por el buen uso de los datos personales que almacenan de sus usuarios. Asimismo, considera que “deben contar con las medidas de seguridad necesarias para resguardar esta información. Pero es complejo pedirles que se hagan cargo de las consecuencias que puede traer el contacto con terceras personas en caso de los menores de edad”.

De esta misma manera, informa: “La red social exige tener 13 años o bien, contar con el consentimiento de los padres. En este caso, hay adultos responsables de supervisar el actuar de los menores. Creer que la misma red social va a cuidar a los menores, es como esperar que el guardia de la plaza, cuide a los niños”.

En respuesta a este tipo de situaciones, la red social puede prohibir el uso de un perfil por violar las pautas de la comunidad como castigo ante una denuncia, pero aún no logra implementar un sistema adecuado que aplique medidas de mayor control y seguridad para las personas que la utilizan. De llegarse a demostrar la responsabilidad de ByteDance por el no cumplimiento de la normativa europea, la empresa podría llegar a ser multada por un monto equivalente al 4% de la facturación global o 20 millones de euros, dependiendo de cuál sea la más elevada.